Cuando «ves venir» al cliente (…)

No hace mucho tiempo me ha llamado un cliente para que le hiciera una página web y no me ha dado más datos, pero me temo que la quiere gratis

Más frecuentemente de lo que parece, nos surge un “cliente” con la imperante necesidad de hacer una página web o un blog, y como por arte de magia recuerdan que un amigo, familiar o conocido les ha dicho que conocían a alguien que se dedicaba a esto de internet o páginas web o algo así… (empezamos bien si ni siquiera saben a qué te dedicas).

Es en este punto en el que contactan contigo para proponerte una oferta tan jugosa y suculenta que no podrás dejar escapar:

¡Quiero que me hagas una página web!… porque tú te dedicas a esto, ¿no?.

Parece que la cosa va bien, pero espera, aquí no se termina todo, ojalá sólo fuera esto, en realidad es un encargo para hacer algo que tu cliente recuerda vagamente que tú sabes hacer (como ves, ni siquiera sabe a lo que te dedicas, sólo tiene una cosa en la cabeza: aprovecharse de ti). Lo siguiente que te va a decir es que debes hacerle el trabajo al precio más bajo posible, sin descartar que se lo hagas gratis. Es más, a estas alturas de la reunión ya ha salido la palabra “gratis” en alguna ocasión.

Ni siquiera saben exactamente a qué te dedicas, y ya sólo por el mero hecho de pedírtelo con esa frase (o con otra parecida), sabes que la cosa no pinta bien y que en el mejor de los casos, terminarás perdiendo tu tiempo (tu valioso tiempo). Eso si no pierdes dinero comprando hosting, temas o plugins…

Aunque aún no haya salido la palabra “gratis” por ningún lado, esta situación es un eufemismo, realmente lo que él quiere decir es que debes hacérselo gratis, que no te va a pagar ni un euro y que además va a ser tan crítico con tu trabajo como si hubiera pagado miles de euros por el mismo.

Con más de 15 años en el negocio, yo sé cómo piensan estos supuestos “clientes”, su único objetivo es aprovecharse de ti para poder sacar ellos un beneficio. Buscan cualquier excusa para sustentar o avalar el porqué debes trabajar gratis para ellos, y no te engañes, da igual que tú les expongas 10 razones por las que no quieres regalar tu trabajo, como te digo, ellos sólo necesitan una para auto convencerse de que tú debes trabajar gratis para ellos. En su cabecita tienen la idea de que su página web es necesaria (quizás porque algún cliente suyo se lo ha dicho, quizás porque se han dado cuenta ellos mismos de que deben tener una presencia en internet). Sea como sea, aún no terminan de convencerse de su necesidad, y la excusa que te dan para tratar de involucrarte en su proyecto es que quieren ver cómo le van las cosas con la página web, que no creen que la web sea la solución a sus problemas, pero que han pensado en ti porque eres el mejor en esto y qué mejor persona que tú para que les ayudes.

Según sea el cliente y según la literatura que le ponga a sus argumentos, parece que cuanto más habláis sobre el tema, más te va convenciendo, hasta llegar al punto en el que realmente piensas que es él quien te está haciendo un favor por dejarte formar parte de su proyecto.

De nuevo te vuelvo a repetir, son cantos de sirena, no te engañes ni te dejes engañar. Todas las  personas que no están dispuesta a pagar tus conocimientos, tu experiencia profesional y tu tiempo, tienen tres puntos en común:

  1. Desmerecen o le quitan importancia al servicio que ellos mismos necesitan. Como te he dicho anteriormente, esta es la forma que tienen de auto convencerse ellos mismos de que deberías regalarles tu trabajo.
  2. Tú eres el único que les puede ayudar, tú eres el mejor en este campo, tú tienes los conocimientos y la experiencia que ellos buscan en alguien que les haga este proyecto, tú… tú… tú… Esta es la forma que tienen para convencerte de que deberías regalarles tu trabajo.
  3. Al carecer de conocimientos acerca del mundo digital, marketing, diseño web o cosas similares, te dicen que si llegan a los resultados planeados con el proyecto, te tendrán en cuenta solicitándote otra página web para otros productos o servicios (según ellos pagada evidentemente). Esta es otra razón por la que deberías regalarles tu trabajo.

Si en tu primera reunión con esta persona te has visto alguna de estas tres situaciones (sino en las tres), ¿cuál crees que será mi consejo?. Efectivamente: Huye. ¡No mires atrás, huye, desaparece!. Da las gracias por haber confiado en ti para este proyecto, levántate y vete.

Seguramente te han hecho perder una hora en esta reunión y sigues dándole vueltas en el tren, el metro o el coche, mientras vas de regreso a tu casa o tu oficina.

Quizás pienses que has perdido una oportunidad de tener un proyecto aunque sólo fuera para engordar tu portafolio con un cliente y un trabajo más. Este pensamiento es un completo error, el mensaje que esa persona ha querido darte ha calado en ti, ¿te das cuenta?, te estás planteando hacerle su proyecto… y ya no te parece tan malo hacérselo gratis… al fin y al cabo, es un proyecto más para tu portafolio y más experiencia que adquirirás de cara a futuros clientes remunerados.

¿Realmente piensas así?, ¿sigues pensando que trabajar gratis para alguien es una oportunidad para ti?. Entonces hagamos un trato, el próximo cliente que me entre te lo pasaré a ti, evidentemente gratis, será una grandísima oportunidad para ti, y si te portas bien, quizás y sólo quizás,  te enseñe algún truco de cómo hacer tal o cual cosa, de cómo ser más productivo o de cualquier otra necesidad que vaya surgiendo… Pero sólo si te portas bien, porque yo no enseño gratis y no regalo mi trabajo, así que debes hacerme un trabajo de 10 para ganarte mi apoyo y mi ayuda. Ah, por cierto, el cliente es mío, no reflejes el proyecto en tu portafolio, antes debes pedirme permiso para poder hacerlo, y seguramente no te lo dé, porque yo no perderé un proyecto en mi portafolio para que tú lo pongas en el tuyo.

¿Has entendido la idea?, ¡estupendo!, ¡enhorabuena!, por fin te has dado cuenta de que a ti te ha costado mucho esfuerzo y dinero, muchas horas de prueba y error para llegar a tener los conocimientos que tienes, no los regales al primero que quiere aprovecharse de tu falta de experiencia. La experiencia se gana trabajando, y la mejor motivación para trabajar es tu sueldo, que te paguen por hacer tu trabajo.

El cuanto cobrar es otro tema, pero al menos ya tienes claro que eres un profesional del diseño web y tienes que valorarte por ello.

Por último ten presente esta frase, si tú regalas tu trabajo estás haciendo que nuestra profesión se devalúe cada vez más y nos perjudicas a todos, sin contar que te devalúas a ti mismo como profesional.

Sé honesto contigo mismo y con tus clientes, no regales tu trabajo.

¿Qué te ha parecido el artículo?. Házmelo saber en los comentarios que tienes más abajo. Estoy deseando leerte.

Por último, si crees que este artículo puede ser interesante para algún amigo tuyo, te agradecería enormemente que lo compartieras con él y con todo el mundo a través de las Redes Sociales.

Puntúa este artículo:
[Total: 0 - Promedio: 0]

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable: Jose González Bueno.
Finalidad: Moderación y publicación de comentarios.
Destinatarios: No se comunican datos a terceros.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, exportar y suprimir tus datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad de este sitio. *