10 razones para emprender

10 razones por las que debes emprender

Tiempo estimado de lectura: 32 minutos

 

Mis 10 razones para emprender tu propio negocio online

Si alguna vez has tenido la idea de emprender, de crear tu propio negocio, pero te ha faltado el empujoncito final, me gustaría que este artículo termine de convencerte. Pasar de una mentalidad de empleado a una mentalidad de emprendedor no es fácil, siempre nos surgen dudas y miedos.

Dar el paso de emprender es una situación muy importante, ya que, cambiamos nuestra forma ver la vida, de ver las relaciones con los demás. En la mayoría de los casos, se produce un cambio en nuestra vida que será muy positivo y productivo, aunque no te voy a engañar, los comienzos son difíciles y hay que tener mucha fuerza de voluntad para no flojear mientras perseguimos nuestro sueño.

A continuación te presento mis 10 razones por las que si estás pensando emprender, deberías hacerlo lo antes posible.

  1. Es una gran oportunidad laboral

Es obvio que si creas tu propia empresa tendrás trabajo asegurado. En la actualidad un alto porcentaje de jóvenes (y no tan jóvenes), han elegido crear su propia empresa y ser sus propios jefes. Además, gracias a las nuevas tecnologías, el espectro de nuevas profesiones se ha agrandado hasta tal punto que, cualquier idea que se te pase por la cabeza, puedes llevarla a cabo digitalmente.

Puedes vender productos físicos, productos digitales, servicios, crear tu propio blog, quizás un podcast para decirle al mundo todo lo que sabes sobre una materia concreta. Puedes crear un negocio de membresía, mediante el cual, tus clientes pagarán una cuota fija al mes (semana, año…) por tener acceso a tus contenidos…

Podrás desarrollar prácticamente cualquier cosa que se te pase por la cabeza, por lo tanto, emprender es una de las mejores oportunidades laborales que se te pueden presentar.

  1. Si tienes una idea, este es el momento

No hace falta que tengas la idea más innovadora del mercado, no tienes porqué reinventar la Coca Cola, simplemente esa idea que te ronda por la cabeza, y que tú crees que puede funcionar, es suficiente para que des el salto.

Mucha gente se pregunta (y me pregunta): ¿cual es el mejor momento para emprender?. La respuesta es clara y contundente: ¡¡AHORA!!.

¿Qué esperas para mostrar al mundo esa idea, producto o servicio que tienes en tu cabeza?, ¿acaso estás esperando a que venga otra persona más valiente que tú y desarrolle algo parecido y te impida desarrollar la tuya?. Si tienes una idea en tu cabeza, si has pensado (y meditado) que va a funcionar, si asumes el riesgo de lanzarte, si tienes claro que tienes que trabajar duro para llevarla a cabo… tu momento es este.

Comienza hoy, no esperes a mañana, saca a papel (o a un documento de Word) todo eso que tienes en la cabeza, desarrolla tu idea, establece pros y contras, precios, riesgos, tus fortalezas, tus debilidades… En definitiva: ¡desarrolla tu plan de negocio ahora!.

  1. Te hará ser más creativo

Emprender en sí no te hará ser más creativo, pero las circunstancias que tendrás que pasar, hará que saques lo mejor de ti, que te enfrentes a los riesgos con otra mentalidad, con otro ánimo.

Afrontarás los problemas con otra actitud, y al final, tus decisiones serán más creativas que las del resto de personas, ya que tu has barajado todos los escenarios posibles. Has tenido en cuenta todas las posibles soluciones, sus riesgos y sus ventajas, y sabrás que has tomado la decisión más oportuna en el momento más importante.

Sin darte cuenta irás adquiriendo una visión «diferente» de lo que te rodea, y verás que tu forma de ver las situaciones y de solucionar los problemas, es más elaborada, más creativa que la del resto de personas.

El emprendimiento hará que tengas una visión más global de la situaciones, lo que hará que tus decisiones se adapten a esas situaciones de forma única e individual.

  1. Desarrollarás todo tu potencial

Este punto guarda una estrecha relación con el punto anterior. El que seas capaz de pensar diferente, de que puedas ver una posible solución en el mismo momento en el que se te presenta un problema, hará que tu mente se más rápida, más analítica. Te adaptarás con mayor rapidez a las nuevas situaciones y verás como, poco a poco, serás más una persona nueva, con una nueva mentalidad, más positiva, más «ganadora».

El emprendimiento te pondrá a prueba prácticamente todos los días, deberás estar preparado para responder de la forma más beneficiosa posible para ti y para tu idea. Con un poco de suerte, estarás preparado para dar lo mejor que tienes.

Emprender hará que en cada etapa del proceso superes tus posibilidades y saques ese potencial que tienes dentro.

  1. Conocerás gente y cambiará tu forma de relacionarte con los demás

Que duda cabe que vas a conocer mucha gente, gente que tiene que ver con tu profesión y otros que no. El poder relacionarte con cierto tipo de personas (con las que no habrás podido hacerlo si no fuera por haberte propuesto desarrollar tu idea), enriquecerá personal y culturalmente. Además de todo, harás un ejercicio de networking impagable.

Tendrás acceso a personas que te darán una idea distinta de la misma realidad. Quizás te abran los ojos acerca de más de una situación, y también quizás te hagan replantearte tu posición acerca de otras.

Conocer gente y relacionarte con ellos, intercambiar pareceres, ideas… también te volverá más creativo, más abierto. Seguramente y en más de una ocasión hará que aceptes como válidas otras ideas y posiciones completamente contrarias a tu forma de pensar. Hará que dejes de mirarte tanto tu propio ombligo y te des cuenta de que existen otras formas de pensar tanto o más válidas que la tuya propia.

Emprender te hará ser más consciente del mundo que te rodea y de que no eres el centro del mismo.

  1. Sólo tú tomarás las decisiones importantes

Esto es algo obvio que en tu empresa tú eres el que toma las decisiones importantes. ¿Has trabajado en alguna empresa en la que propones soluciones a algún problema y tus aportaciones no se tienen en cuenta?, te sientes frustrado, ninguneado… Sobre todo si la solución final adoptada era la que tu habías propuesto (o muy parecida).

Lo bueno que tiene trabajar para uno mismo es que sólo tú tomarás las decisiones vitales para tu negocio. Construirás tu empresa  como tú crees que debe hacerse. Cualquier decisión vital para desarrollar tu idea de forma óptima, no recaerá en una persona que no tiene una visión global del proyecto, ni en un departamento de personas que no les importa si la idea triunfa o fracasa.

Emprender hará que te conviertas en una persona más analítica con las situaciones y más dueño de tus decisiones.

  1. Aprenderás a valorar el esfuerzo de otros emprendedores (y otros emprendedores valorarán el tuyo propio)

Estoy seguro que antes de empezar a desarrollar tu idea, ha buscado información acerca del emprendimiento en general o te has informado de si hay otros emprendedores que han tenido una idea parecida a la tuya. Te habrás dado cuenta de la cantidad de webs, blogs, podcast… que hay en el mercado de hablan acerca del emprendimiento.

Los emprendedores se agrupan en comunidades donde se ponen en contacto unos con otros y donde pueden hablar e intercambiar opiniones y experiencias. Si te introduces en alguna de estas comunidades, te darás cuenta de que el ambiente que se respira en ellos es un tanto «diferente» al que puedes encontrar en otras comunidades.

El emprendimiento tiene algo especial, tiene un halo de comprensión, de ayuda altruista, de familia… tiene algo que te hace sentir cómodo, que te hace sentir comprendido y que te hace sentir que no eres el único inconsciente al que se le ha ocurrido la locura de arriesgarse por seguir un sueño, por desarrollar una idea.

Todo emprendedor es consciente del esfuerzo personal, familiar y social que requiere desarrollar una idea o un negocio. Por eso, siempre podrás contar con el apoyo y la comprensión de cualquier emprendedor, porque todos lo que hemos seguido un sueño, sabemos lo difícil que es intentarlo y los esfuerzos y las renuncias personales que eso supone.

Emprender te hará valorar tu esfuerzo y el de los demás.

  1. Tu éxito dependerá de ti mismo y de tu esfuerzo

Este punto está íntimamente relacionado con el punto 6. Cuando un negocio o un proyecto fracasa, instintivamente le echamos la culpa a otros de nuestro fracaso: a otras personas, a las circunstancias, al mercado que no ha sabido entender nuestra idea…

Nadie se da cuenta de que tu éxito o tu fracaso depende en gran medida de ti, de tu esfuerzo, de tu sacrificio, en definitiva, de tu trabajo. Como dijo Albert Einstein: si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

Esta idea tan sencilla y tan genial al mismo tiempo, es la simpleza personalizada, ¿crees que tu éxito depende de otras personas o depende de ti mismo?. ¿Crees que si no te esfuerzas lo suficiente lograrás conseguir tus objetivos?.

Si piensas que para emprender no se requiere de muchísimo esfuerzo, entonces te recomiendo que ni siquiera lo intentes. Pasarás a ser de esos 8 de cada 10 emprendimientos que fracasan, después podrás decir a todo el mundo que emprender es muy complicado y que no todo el mundo sirve para ello, pero pregúntate si has hecho todo lo que estaba en tu mano para triunfar.

Emprender no es un sprint en el que debes darlo todo lo que tienes en un corto periodo de tiempo; el emprendimiento es una carrera de fondo en la que debes dar lo máximo de ti de principio a fin, debes trabajar con intensidad todos los días, debes estar dispuesto a aprender cosas nuevas y aplicarlas a tu idea.

El empredimiento es algo parecido a subir a la azotea de un edificio de mil escalones, subir el primer escalón puede parecer insignificante, pero te saca de donde te encuentras ahora mismo y te acerca a tu objetivo.

¡Esfuérzate y da el primer paso!.

  1. Crearás riqueza en tu comunidad

Este punto puede parecer insignificante o que tiene poca transcendencia para el desarrollo de tu idea. Yo soy de la forma de pensar que tu entorno (tu región, tu ciudad, tus amistades…) han hecho que seas lo que eres ahora. Todos necesitamos a alguien (a muchas personas) en nuestra vida para poder desarrollarnos como personas y como profesionales.

La frase: es una persona hecha a sí misma, no tiene sentido. Nadie se hace a sí mismo por sí solo, todos necesitamos de los demás para crear nuestra personalidad y para desarrollar nuestras habilidades sociales. Lógicamente, también existen otros factores, como son nuestra forma de interpretar el mundo, que hacen que terminemos de desarrollar nuestra forma de ver la vida, pero sin el apoyo de los demás sería imposible que tú seas como eres ahora.

Dicho todo esto, es hora de que devolvamos a la comunidad parte de lo que ella nos ha dado. Da igual que ahora no residas en tu ciudad natal, incluso que no te encuentres en tu país de nacimiento. Debes ser agradecido con el lugar donde te encuentras, donde resides y donde has elegido desarrollar tu proyecto o idea. Utiliza las infraestructuras del sitio en el que te encuentres: compra en sus mercados, utiliza sus servicios, paga los impuestos locales…

Es una forma de devolver lo que se te ha dado, crea riqueza en tu comunidad para que otras personas puedan aprovecharla y que tengan la oportunidad de emprender igual que lo has hecho tú.

Tu emprendimiento crea riqueza, so sólo para ti, también para tu entorno.

  1. Aprenderás muchas cosas durante el camino, la formación continua será tu aliada

La mayoría de personas (por no decir todas), creen que para emprender deben tener todas las cosas bajo control. Por ejemplo, piensan que si tiene que hacer una página web para desarrollar su idea, deben ser unos expertos en diseño web.

Instintivamente creemos que tenemos que saber hacer de todo para poder emprender: necesitamos saber crear nuestra página web, necesitamos ser unos expertos copyrighters, tener una base sólida de posicionamiento y de marketing… Pero lo que nadie se detiene a pensar es que todo lo relacionado con tu proyecto, todas tus necesidades en cuanto a conocimientos se refiere, se adquieren en el camino.

No te preocupes si no eres experto en diseño web, lánzate a ello y haz tu propia página web, a medida que tu idea o negocio vaya necesitando más desarrollo, irás adquiriendo esos conocimientos. No tienes que ser un experto en mil cosas para lanzar tu proyecto, sólo debes tener una visión clara de lo que quieres y de cómo vas a obtenerlo, el resto lo irás aprendiendo por el camino.

Como yo siempre digo: a hacer páginas web se aprende haciendo páginas web.

Por último:

Échale un vistazo a esta imagen y dime si te ves como un empleado o como un emprendedor.


¿Qué te ha parecido el artículo?. Házmelo saber en los comentarios que tienes más abajo. Estoy deseando leerte.

Por último, si crees que este artículo puede ser interesante para algún amigo tuyo, te agradecería enormemente que lo compartieras con él y con todo el mundo a través de las Redes Sociales.

Puntúa este artículo:
[Total: 0 - Promedio: 0]

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable: Jose González Bueno.
Finalidad: Moderación y publicación de comentarios.
Destinatarios: No se comunican datos a terceros.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, exportar y suprimir tus datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad de este sitio. *