Cómo evitar nuestros propios pingbacks

Evitar nuestros Pingbacks

Cómo evitar nuestros propios pingbacks al escribir nuestros artículos

En este artículo vamos a ver cómo evitar nuestros propios pingbacks, un pingback es una referencia (ping) a contenido propio dentro del mismo sitio web.

A todos nos ha pasado que cuando escribimos artículos y hacemos referencia entre ellos mediante vínculos, cuando te das cuenta se te ha llenado el menú (CPT) Comentarios con comentarios que no son tales, son llamadas que tú mismo has hecho entre los artículos de tu blog, es decir, entre tu propio contenido.

Este tipo de pingbacks no son peligrosos de por sí, pero pueden llegar a ser molestos si interaccionas mucho con tu contenido, ya que tendrás que borar estos comentarios con la consiguiente pérdida de tiempo que esto genera.

Cómo evitarlos

Hay varias formas de hacerlo, una (como siempre) es utilizar un plugin, otras dos sería copiando y pegando un código que te daré, y la última, creo que por su simpleza es… ¡simplemente genial!.

Método 1: mediante un plugin

El plugin en concreto se llama No Self Pings. No me voy a perder ni siquiera un minuto en decirte cómo funciona, sólo te voy a pegar la descripción que nos da su creador:

Algunas personas realmente les gusta que WordPress envíe mensajes desde su propio sitio a su propio sitio cuando escribe publicaciones; les deja un rastro de publicaciones relacionadas.
A algunas personas no les gusta este comportamiento; aglomera sus comentarios.
Este plugin desactiva el pinging dentro del blog.

Instrucciones de instalación
Activa el plugin. ¡Ya está!. No hayconfiguración.

¿Puede ser más simple?.

Cómo evitar nuestros propios pingbacks

Método 2: pegando este código en tu plugin de funciones

Después de haber visto este plugin en acción, parece que nada va a ser más sencillo aún para evitar nuestros propios pingbacks. Pues te equivocas.

¿Eres de ese tipo de usuarios que tiene un Plugin de Funciones?. Si es así, lo primero sería darte la enhorabuena. Tener un plugin de funciones es una maravillosa práctica para no sobrecargar al archivo functions.php de tu tema, con códigos y más códigos.

Al lío, que nos vamos del tema, si tienes es plugin de funciones sólo debes copiar este código y pegarlo en él.

//desactivar pings propios
function desactivar_pings_propios( &$links ) {
foreach ( $links as $l => $link )
if ( 0 === strpos( $link, get_option( ‘home’ ) ) )
unset($links[$l]);
}
add_action( ‘pre_ping’, ‘desactivar_pings_propios’ );

Guardamos los cambios y ya estaremos preparados para evitar nuestros propios pingback.

Utilizar nuestro Plugin de Funciones

Método 3: utiliza tu archivo functions.php

Quizás este sea el método más complejo, pero no creas que lo es tanto. Sólo debes acudir a los archivos te tu Tema y localizar este archivo (functions.php). Una vez localizado lo editas con el editor de código que prefieras y copias y pegas el código anterior.

¿Sencillo?, sí, el único “pero” que le podemos poner a este método es que tardarás más que con cualquier otro de los métodos que hemos visto.

Utilizar el archivo functions.php de nuestro Tema

Método 4: usar la cabeza

Este es un método tan simple que precisamente por su simpleza, pasa desapercibido.

El truco de este método radica a la hora de hacer esos vínculos entre tus contenidos. ¿A qué me reifero con esto?, es muy sencillo, cuando vayas a crear un vínculo con algún otro contenido de tu blog, utiliza enlaces relativos en vez de absolutos. ¡Sí, es así de sencillo!.

¿Cómo sería utilizar enlaces relativos en lugar de enlaces absolutos?. Muy simple, imagina que quieres vincular una palabra de un artículo con otro artículo de tu blog llamado Consejos de seguridad en WordPress. En lugar de poner la ruta completa del enlace:

http://www.tublog.com/consejos-de-seguridad-en-wordpress/

Pondrás la ruta relativa:

/consejos-de-seguridad-en-wordpress/

El resultado es el mismo, tus artículos quedarán enlazados, pero no se generará un pingback (y por lo tanto, no se creará un comentario nuevo con ese pingback), al no tener (WordPress) que salir fuera de tu web para resolver el host de forma externa.

Conclusión

Sea cual sea el método que utilicemos, ya no tenemos excusa para no evitar nuestros propios pingbacks. Con el tiempo agradeceremos haber tomado esta decisión.

 

 

¿Qué te ha parecido el artículo?. Házmelo saber en los comentarios que tienes más abajo. Estoy deseando leerte.

Por último, si crees que este artículo puede ser interesante para algún amigo tuyo, te agradecería enormemente que lo compartieras con él y con todo el mundo a través de las Redes Sociales.

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *